miércoles, 1 de abril de 2009

PREGONERO DE SEVILLA


Donde nacen las imagenes, en un taller de un imaginero recibí la recién conocida noticia de la elección de Enrique Henares como pregonero de la Semana Santa. Me llené de alegría hasta la emoción el pensar que alguien cercano a mi iba a tener esa suerte, lo sentí algo mio, aunque tan solo fuese por compartir cuadrillas, tan solo, digo pero a su vez es mucho. A pesar de llevar en este mundo día y medio, compartiendo cuadrillas diez minutos y en este mundo del costal aun menos, me conmovió al pensar la ilusión que le haría y la emoción que estaría viviendo su hijo Enrique, este si lo conocía de hace años, de pasar ratos en las Penas de San Vicente, concursando en esas típicas semanas culturales que acudíamos hace años en busca del premio al que mas supiera de Semana Santa, buenos ratos echamos, y de ahí mi compromiso por llamarle para felicitarle por la elección de su padre. Apenas habían pasado unas horas y me pareció inoportuno llamar al propio pregonero, el cual estaría preparándose como me dijo su hijo, para acudir al consejo y ser recibido por las autoridades. Me llenaron de felicidad las palabras de su hijo, me contó con tal naturalidad como habían transcurrido los momentos de la llamada inesperada, que me sentí presente de la escena.

Durante todo este tiempo que pasa desde la elección, tuve la suerte de estar varias noches de tertulia en las que afloraba sobremanera la felicidad con la que estaba viviendo estos momentos, y junto a el, su hijo, no se quien era mas feliz de los dos. Pudimos compartir tertulia por San Lorenzo, por su cuartel general, como dijo desde el atril, "estaba naciendo el pregón". Compromisos con una y otra hermandad, con unos y otros hicieron que solo acudiera a un ensayo de cada paso, recuerdo el sentido aplauso que se llevó después de ensayar en el Gran Poder, un aplauso íntimo, de "su" gente.


El tiempo pasaba y llegaron las vísperas del pregón, el jueves a primera hora acudíamos a la cola del pregón para no perdernos en vivo el acto, este año allí se podría haber hecho una cuadrilla, costaleros del Herodes, de la Hiniesta, Santa Marta, San Roque, la Paz, Javieres, San Bernardo, Gran Poder, Trinidad, Cigarreras, Santa Genoveva, Servitas, y una larga lista, nadie quería perderse el pregón. La cola del pregón, debido a la escasez de entradas se lleva un riguroso orden, pasando lista durante la noche para así no tener problemas, sabido era por el pregonero de nuestra presencia esa noche, tuvo el detalle de acudir a estar un rato con nosotros, allí estuvo a pocos días del pregón con su gente, que como el dijo, "mira como sois los costaleros, que ninguno me ha pedido una entrada" a lo que añadió "el pregón es para vosotros".

Pasaron rápido los días y en la tarde del sábado, en Santa Catalina tenia lugar un acto hacia Manolo Santiago y allí estaba el, me contaba que de nervioso nada, que el mismo Manolo Villanueva le había llamado hacia un rato para preguntarle como andaba y el mismo contestó, que como si tuviese que sacar el Silencio Blanco, tras una pequeña tertulia, le desee la mayor de las suertes.

Recién había amanecido el domingo, se levantó el día mejor de lo esperado y el sol salía timidamente, y poco tiempo tardaría mi amigo el pena en recogerme y acudir al Maestranza. Allí rodeados de amigos costaleros, con un buen desayuno y una pincelada de castellana, fuimos avanzando hasta el teatro. Una vez dentro y gracias a la colaboración en el programa "Verde Esperanza" y a mi amigo Julio Jimenez, tuve la oportunidad de obtener un pase de prensa. Cámara en mano, en busca de Enrique, llegué hasta el Camerino mismo, junto al Cardenal, su familia y las autoridades, solo le deseé de nuevo suerte, y el me espetó que sabia que estábamos muchos de los suyos frente a el, sin más, acudí a mi asiento y a disfrutar... Sonó como nunca Estrella Sublime y tras la presentación Amarguras. Era tu momento Enrique, era el momento del paseillo como tu bien dijistes, comenzó la faena con temple y terminastes cortando oreja y rabo.



Del pregón en sí que decir, dicen por ahí que fue muy largo, y corto te quedastes Enrique, esta Sevilla como tu bien has definido es "rara", y es rara hasta con lo suyo, es envidiosa de lo suyo, y en cuanto alguien tiene poder, intenta destruir, llamese Lopez de Paz o fulanito. Es tan rara Sevilla, que cuando se pronuncia el pregón "tópico" del Macarena-Pena, también se critica, y cuando se pronuncia un escrito como el de Murciano o Enrique Esquivias, que uno por su lado es una joya literaria y el otro por contar las vivencias de un cofrade sincero, también se critica. La Sevilla populosa, es muy cateta, y eso lo sabemos todos, y lo que busca es un pregón digamos "comercial" que contente a todos, vamos que el pregonero no sea el pregonero si no un orador de la Sevilla que todos queremos, y esto no es asi. Temas políticos no sobran hoy día en un texto que se exalta la Semana Santa de Sevilla, donde recordamos, a los progres-cristianos la necesidad de religiosidad en ella, ya que sin ella, sin religiosidad, esta semana carece de sentido. Cuando un católico dice lo que piensa y defiende los valores del cristianismo, vaya por Dios, la gente se molesta.


Bueno creo que para que seguir, me conformo con la satisfacción del pregonero, con la alegría de los suyos, y de nosotros, me conformo con las dos horas y picos me parecieron hora y media, me conformo por saber lo que haz, y hemos disfrutado a su vez, desde tu elección, me conformo por que se que tu hijo ha disfrutado como el que mas, me conformo por que se que no dejastes a nadie atrás, y ese día en el cielo se formó una buena, cuando Santiago decía que lo mejor había sido lo de la Buena Muerte mientras Villanueva se quedaba con la parte de la Victoria, seguro que se hartaron de pescao frito y vino de Morales, con todo eso me conformo, ahora que vengan y que digan, que digan lo que quieran, pero Enrique Henares Ortega fue pregonero de la Semana Santa de 2009. Y quedara para la historia, grabado a fuego en la memoria de los tuyos, con eso sobra, el pregón y la fama no dan de comer, pero si alimentara la tradición costalera cuando digamos en un futuro, cuando pasen los años, que hubo una vez un costalero pregonero que levantó del Maestranza al publico casi 50 veces, solo con eso me conformo...

1 comentario:

pregonero_de_sevilla dijo...

Ole mi Nono!!

De verdad piensa López de Paz que sabiendo que gente como vosotros ha disfrutado tanto esto, su pataleta por ver como no le dejan manejar la elección del pregonero nos importa lo más mínimo??

La Semana Santa nació mucho antes que el Llamador y los horteritas de los foros, por ej. debajo delos pasos, donde dijo el Pregonero, no sin razón, que está gran parte de su verdad.